Estudio internacional de la consultora Randstad muestra que los trabajadores en el país bajo esa modalidad quieren volver a sus lugares habituales -en jornadas mixtas o completamente- en mayor porcentaje que el promedio global. Los trabajadores chilenos son de los que más reconocen una baja en su productividad.

Es una posibilidad de pocos, pero aparentemente cada vez se ve menos como un beneficio soñado.

LLa implementación forzada y repentina del teletrabajo, producto de la pandemia del coronavirus, permitió que una parte del mercado laboral siguiera en sus funciones desde las casas, y ya se anticipa que cambiará hacia adelante las relaciones y los formatos de trabajo cuando la pandemia pase.

Sin embargo, a pesar de los aspectos positivos de esta modalidad de trabajo, la falta de interacción cara a cara con los compañeros de oficina, el estrés de un encierro prolongado, el miedo a perder el empleo ante una economía alicaída y el rol múltiple que ha tenido que asumir gran parte de la población, entre otros, están pasando la cuenta, señala el último informe Workmonitor de la consultora internacional de Recursos Humanos, Randstad. De hecho, según el documento, 84% de los encuestados en Chile -con una muestra representativa de más de 800 casos- sostiene que le gustaría volver a su lugar de trabajo apenas sea posible. El dato está por encima del promedio mundial, de 78% y que deja a nuestro país en la posición nueve entre las naciones consideradas en la medición, donde destacan en los primeros lugares las asiáticas.

El informe puntualiza que entre los principales motivos mencionados para querer regresar están: extrañar la interacción con los colegas, con 43%; dificultad para mantener el equilibrio vida laboral-familiar, con 38%; tener que cuidar y/o enseñar a los niños que también están en casa, con 37%; no disponer de una habitación o espacio separado para desempeñar las funciones, con 30%; y no contar con una conexión de internet estable, con 28%. Más abajo se encuentran no tener un equipo adecuado (22%), sentirse solo o aislado (19%) y la aparición de problemas físicos debido a una postura incorrecta (18%).

El director de ventas de Randstad, Felipe Lagos, indica que aunque el teletrabajo ha traído cosas positivas y valoradas por las personas, como la mayor flexibilidad, menores desplazamientos y, lo que es el incentivo fundamental de la modalidad, bajar el riesgo de contraer Covid, el problema es que las condiciones no han sido las más óptimas.

Visit Us On FacebookVisit Us On Instagram